lunes, 27 de octubre de 2014

Brompton Oratory- Nick Cave & The Bad Seeds

Subo por estos escalones de piedra: 
¡Alabado sea el alegre día de su regreso!
Penetro en esta gran bóveda sombría: 
¡Alabada sea la mañana de Pentecostés!

La lectura es de Lucas 24, 
cuando Jesucristo 
retorna con sus seres queridos. 
Miro a los apóstoles de piedra, 
y pienso que para ellos está bien. 

Yo también quisiera ser de piedra, 
para no tener que ver esta belleza 
imposible de definir, imposible de creer. 

Una belleza imposible de soportar. 
La sangre dividida en unos pequeños sorbos.
El olor a ti, todavía en mis manos, 
mientras acerco la copa a mis labios. 

Ningún Dios en el Cielo, 
ningún Demonio bajo el mar
podría hacerme caer de rodillas
como tú lo has hecho. 

Salgo afuera, 
me siento en los escalones de piedra 
sin mucho que hacer, nena,   
abandonado y exhausto
por tu ausencia.  

No hay comentarios:

Seguidores