martes, 3 de noviembre de 2015

Flow my tears- John Dowland

Fluyan mis lágrimas, 
caigan de sus manantiales;
exiliado para siempre, déjenme llorar; 
donde el negro pájaro de la noche 
su triste infamia canta, 
permítanme vivir olvidado. 

Apáguense, vanas luces, no brillen más; 
no hay noches lo suficientemente oscuras
para aquellos que en la desesperación 
sus últimos infortunios deploran;
la luz tan sólo revela la vergüenza.

Desde que la piedad se fue, 
mis penas no pueden ser sanadas;
y las lágrimas, los suspiros y los gemidos
a mis cansados días de alegrías han privado. 

Desde la más alta 
torre de la satisfacción, 
mi suerte fue arrojada;
y el miedo, la pena y el dolor
son la única esperanza en mis desiertos, 
desde que la esperanza se fue. 

¡Escuchen, sombras 
que en las tinieblas moran!
Aprendan a condenar la luz.
Feliz es aquel que en el infierno
no percibe al mundo y su desprecio.

No hay comentarios:

Seguidores